Posts Tagged With: igeldo

Bihotz taupada

Izan zaitez zu!

Podía haber recorrido el país entero de punta a punta, pero no. Este es mi viaje Nº11 a Donosti desde Betiereko Iluntze. Como ya estábamos cerca del balance genera anual, había que viajar a la tierra prometida, porque el sindrome de abstinencia se estaba volviendo inmanejable. Pero no solo por eso, hace bien viajar a un lugar que amas después de una PLSD, ya que ayuda a recordar las cosas que son esenciales, coser la herida y seguir caminando.

Fecha: 20 Diciembre 2014
Destinos:
Donostia, Hondarribi, Zumaia, Pasaia 
Acompañantes:
Maribel (de Venga va, Euskadi) y Mónica (no ha estado en EH, la invité para que conozca)
Alineación planetaria: La indicada
Tiempo meteorológico: Incierto
Medio de Transporte: Público
Horario: Temprano, tan temprano que debería ser ilegal.
Equipaje: Pesado, aún no aprendí a llevar lo esencial, y menos en invierno.

El viaje surgió de una forma un poco improvisada. La idea principal era pasar año nuevo allí, pero todo se desbordó y se adelantó. Decidimos probar cosas nuevas y viajar en Bus, muy temprano por la mañana para aprovechar el resto del día. Yo había reservado  alojamiento  en un Hostal, donde me he quedado en varias ocasiones. Ese sitio cuanta con la particularidad de la recepcionista, una mujer de edad avanzada y experimentada, que suele acosarnos sensualmente, no solo a mi, sino a Jordi y al resto de acompañantes con los que he ido antes. ¿Para qué elegí nuevamente ese sitio entonces? pues… debe ser el síndrome de Estocolmo.

Como en todos los viajes, la entrada a Euskadi era como una entrada a Mordor: Navarra todo Sol y felicidad y Euskadi con cielo apocalíptico, hasta creí ver el arca de Noé. Llegamos a Amara y llovía, pero esta vez, por primera vez en mis 11 viajes estaba preparada. Todo mi equipaje estaba preparado para una ciclogénesis explosiva o nuclear. 3 chubasqueros me llevé, por si uno era poco. Viéndome desde fuera parecía que estaba haciendo algún tipo de expedición al Ártico.

Al acomodarnos en el hostal, salimos a recorrer el náutico y mi amada Zurriola.  Llovía, el Urumea crecía, el Cantábrico estaba cabreado, y yo excitada.  Era como un cachorro recién soltado después de haber estado mucho tiempo encadenado. No sentía frío, las gotas de lluvia eran agua bendita y la fobia al mar parecía inexistente…. hecho que voy notando hace rato. No sé que pasa con el Cantábrico, pero no me paraliza. Le tengo mucho respeto, claro, pero es el unico sitio donde me puedo meter, o observarlo en sus momentos de frenesí sin ganas de huir. Debe ser que estoy tan exaltada cada vez que voy para allá, que no tengo tiempo para miedos tontos.

Estuvimos horas en la playa, y terminamos el día con pintxos. También supimos que a Moni le gusta el pescado Muzzarella.

 

This slideshow requires JavaScript.

Día 2: Maribel no se podía despertar, y yo tampoco. Moni en cambio, desde las 5am quería ir a correr (freak!). Nos levantamos con muchas expectativas ya que era el día de Santo Tomás y todos se vestirían de baserritarras (caseros, campesinos). Absolutamente todos. Había mucha fiesta en la calle. Era como caminar por una tienda erótica…y mientras caminaba, iba pensando….porque tengo un gusto tan deforme?  En el 2015 pienso viajar para la misma fecha y vestirme de baserritarra también.
Hacía un día fantástico, gélido pero paradisíaco. Recorrimos todo el paseo de la Kontxa y el Peine del Viento, subiendo al mirador del Monte Igeldo (tour infaltable).  Antes de que oscurezca, nos tomamos el Euskotren y fuimos a Hondarribi, que es un sitio precioso y quería mostrar cada cm de la belleza de Euskal Herria. (No, el Euskotren no te deja en Hondarribi, hay que hacer combinación). Allí puse en practica mi Euskara básico. Al menos mi pintxo, el zurito o el café lo quería pedir en euskera…y ME ENTENDIAN! Feliz, felicidad extrema sentía de intentar hablar, por más que fuese algo básico, pero eso me anima a seguir pseudoestudiando. Ah….y te dan mas de la medida promedio cualquier cosa que pidas si les hablas en euskara.
Ya en Doností, pasamos por  [taberna de nombre censurado] (taberna en donde trabaja un amigo, mi vasco preferido de Venga va, Euskadi). Sabía que ese día le tocaba trabajar, en la cocina. Por alguna razón está mortalmente enojado conmigo desde hace meses. Había que ir para ver que le pasaba, más aún después de mis monólogos por whatsapp.
Primero nos dio unas patatas infernales, y luego me dío las coordenadas para ir a tomarporcuyu.  Resumiendo, me hizo exactamente lo que hacía Vikita, y a veces aún lo hace… enojarse y pretender que el otro adivine. Sentí como una cachetada del karma, era como mirarse en el espejo. Entendí que hay que dejar de hacer esas idioteces. Pero el señor me lleva muchos años, debería ser un poco más maduro que Vikita. (To be continued)

This slideshow requires JavaScript.

 

Día 3: Me desperté con resaca. Al parecer la noche anterior había tomado como 3 cervezas. Pero después de la mateina, reviví. Nos tomamos el Euskotren nuevamente y partimos hacía Zumaia. Era mi tercer visita a aquel sitio …nunca es suficiente.  Hicimos el Hamaiketako y partimos hacia un poco de tierra, lejos del asfalto. Llevé a las chicas por el camino de propiedades privadas. Llegamos hacia el final de lo que llamo “cola de aligator”  y empezamos a explorar toda la parte izquierda, la parte oeste, el camino que va a Deba y a la vuelta el lado contrario. Vistas majestuosas, sol radiante, camino embarrado, y paz, ya que no había nadie más.  Nos quedamos en Zumaia hasta que oscureció y volvimos a Donosti. Nos recostamos para recuperar energías y salir, para brindar por el cumpleaños de Móni.
Busqué un lugar por lo antiguo, para no ir a la  [taberna de nombre censurado] y no cruzarnos con mi vasco preferido. Sabía que él  no suele ir  a la parte vieja.
Esa noche no hacía sombra yo, lo hacía Murphy. Entramos a un bar, pedimos unos pintxos, zurito bat mesedez, y nos acercamos a la única mesada libre. Maribel va a buscar un banquito para apoyar nuestros abrigos, y yo la sigo con la mirada cuando mis ojos se detienen en una cara muy familiar. Me quedé unos microsegundos pensando a quién me hacía acordar esa cara, ya que no había manera que conozca a esa persona alli sentada…. NO HABÍA MANERA… NO PODÍA EXITIR TANTA CASUALIDAD Y ESO QUE YO SOY LA REINA DE LAS “CASUALIDADES”.
Al dudar, rápidamente me voltee porque estaba de espaldas a él. Me quedé escuchando… era su voz.
Sí señores, allí estaba sentado mi vasco preferido, que aún sigue totalmente ofendido conmigo, cuya razón desconozco pero según él, debería saber. Esta vez creo que el karma castigaba a él.
Qué fuerte! Ni stalkeando pasaría eso! Creo que era la primera vez que vivía una casualidad enserio de esas magnitudes. Todo estaba coordinado por la vida misma, la hora en la que llegamos, el bar entre taaaantos bares y sobretodo la ubicación (ya que el bar era grande). Causalidad.
Entre nosotros pasaba rotando una bola de oeste/rotamundos.  Yo disfruté de la situación, al fin algo casual me pasaba, lamenté por él, seguro habrá traspirado muuucho ya que todas esas servilletas no le alcanzaron. But… Karma is a bitch my friend.

Partimos hacía otro bar ya que éste cerraba y se acercaba la hora del cumpleaños de Moni. Le hicimos probar el txakolí, como no le gustó tuve que hacerme cargo yo.
El txakoli que probé en la Euskal Etxea es un horror, asi que en el bar pregunté si tenían uno alavés…. not a good idea. Me sirvieron uno gipuzkoano que estaba perfecto. Es genial como todos en un ambiente pueden interactuar (no ligar eh, interactuar, con el borracho de la barra, con el señor camarero, con los turistas asturianos, con los kaleborrocas, etc). Todos muy abiertos, graciosos, sociables y lo más destacado: nadie estaba pendiente del móvil, ni en el bar, ni en la calle, ni en la playa, ni en el tren, ni en ningún lado. TODOS FACE TO FACE.

Maribel se tenía que ir al día siguiente, ya tenía pasaje, pero yo estaba muy feliz y no quería que se vaya, sin ella no sería lo mismo, ella en el fondo tampoco.  Todo se disfruta más cuando se comparte. Asi que le hice una reserva allí mismo para un viaje en el blablacar para el ultimo día.

Frase de la noche: Euskal con H …. NOOOOOOOO

This slideshow requires JavaScript.

Día 4: La resaca post txakolí es aún peor de lo que recordaba.
Era nuestro último día, el sol nos seguía calentando, así que debíamos aprovechar y hacer el Monte Ulia hasta llegar a Pasaia.
Tras una subida infernal, caminamos por medio de bosques y acantilados. No recordaba el camino del todo,  en algunas ocasiones tuvimos que retroceder y retomar otro camino, algo que me encantaba aún más, ya que no estaba indicado…era una excursión de verdad, no una paseo guiado!  Cruzar el Ulia nos tomó aproximadamente 3 horas. Una vez en Pasaia cruzamos el río en un hermoso barquito y exploramos el otro lado. Vencí mis miedos. Estaría todo el día dando paseitos en ese hermoso barquito. Hablo en diminutivo porque estoy emocionadita.

This slideshow requires JavaScript.

Día 5: Acompañamos a las 8am a Maribel que se tenía que ir, y asi llegamos a ver con Moni el amanecer desde la playa de la Kontxa. Nuestro tren salía por la tarde asi que teníamos tiempo de sobra pasa recorrer una vez más esa maravillosa ciudad por más que hiciera tanto frio! Mientras paseábamos, un señor cualquiera se nos acercó y dijo: ” ponte las manos en el bolsillo que hace frío”…. no me quería ir, y por más que me vaya, en ese momento supe que volvería una vez más. Ahora sí, estaba TOTALMENTE en casa.
Pasamos las horas al sol, recostadas. Tenía todo lo que quería y quería todo lo que tenía. Y aún lo hago, por más que me encuentre a 600km de casa. Nuestra historia de amor recién comienza…y como dice Ivanna, una vez que entras al corazón de Viktoria, no salís con facilidad. Soy más fiel que el girasol. No importa que otra ciudad conozca, me desvivo por 2 sitios, cada uno es especial a su manera, y ninguno reemplaza al otro. Cumbrecita era por el lugar, Euskal Herria por lo que se vive. En EH vuelvo a ser yo, en Barcelona por alguna razón me reprimo, me cierro y ahogo.
Fue una viaje excelente, hasta donde se pudo contar. Pronto nos volveremos a ver.

IMG_4111

 

 

*Tips:
– Si haces una lista de cosas para no olvidarte, haz otra para no olvidarte de la lista de cosas para no olvidarte. Y esto puede seguir, como un círculo vicioso. La noche anterior había hecho una lista de cosas para no olvidarme, y a la mañana me olvidé de esa lista….la cual me recordaba llevar el Pasaporte…entre otras cosas.

– Estimados varones, si quieren un medio anticonceptivo eficaz, aún más seguro que el condón….pues intenten tocar la guitarra invisible.

– Nos dimos cuenta que la señora del hostal estaba muy sorda, por eso se nos acercaba tanto, quizas para escuchar mejor, o leernos los labios. Debe ser por su sordera que necesitaba tocarnos el culo, o acariciar los brazos y pechos del Jordi en el viaje anterior. Pero volveré a ese hostal, a pesar de todo, la estadía alli es muy acogedora.

Advertisements
Categories: Viajes | Tags: , , , , | Leave a comment

Blog at WordPress.com.

Marikowskaya.com

This girl only sleeps with butterflies

Planeta Tour

Un blog para los que aman el arte de viajar

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

Kommon Blog

Free The Writers

The World is my home

Recorre conmigo este blog, el mundo es mi casa y aún quedan muchas habitaciones por abrir