Uncategorized

Sweet October

Encontré un post en facebook de cuando cumplía 23, y los comparaba con los 19.
“No puedo creer que pasaron tan rápido los años, yo sigo sintiéndome de 19 = [ acabo de volver del viaje de egresados, no se que carrera seguir, salgo todos los fines de semana y los días de semana también, vivo con mis padres, no quiero un novio ni ahí, todavía tengo tiempo para aprender andar en bici. ]
REALIDAD [ el viaje de egresados quedo en fotos, estoy en plena carrera, no salgo los días de semana hace mil, tampoco los fines de semana salgo ya, vivo sola, y creo que quiero un novio…y encima no se andar en bici] “

Los 26 = Descubrí que me gusta Jack Daniels, con dos cubos de hielo, bien cargado y la coca-cola me la pongo yo. Ah, sigo sin saber andar en bici. 

A
Otra vuelta al Sol (una frase BIEN hippie), ya no festejo con trencitos de alegría, ni yendo a INSIDE (perdón a los que todavía siguen traumados por ese sitio). Quizás festeje un poco el hecho de estar viva, que como saben, el 1 de octubre del 2012, volviendo de Cumbrecita, en la autopista, nuestro querido conductor se quedó dormido al volante.
Pero la culpa fue de todos, y aprendimos que hasta las personas más responsables, como nuestro querido amigo al volante, puede fallar.
Y tomando de ejemplo el caso anterior, durante el año tengo varios cumpleaños, ya que he sobrevivido infinidad de veces. Estuve coqueteando con la muerte durante mucho tiempo, la adición a la adrenalina se torna muy real. Lo hacía porque no temía a nada, porque vivía plenamente, y las personas que no temen, viven con mucha más intensidad. Hoy estoy ante otra realidad.

Estoy muy feliz, quiero agradecer a todos los saludos, los dobles y triples saludos, los abrazos, las llamadas, los skype, los emails, los molestos whatsapps, y sobre todo, por estar a pesar de la distancia. También quiero pedir perdón porque soy bastante colgada con las respuestas, pero a estas alturas deberían saber que evito a toda costa los chats, sea por FB o por Whatsapp. Creo que los SMS tiene un factor exótico, pero no tanto como las conversaciones presenciales, siempre que no sean en número par.

Hoy tengo a todos los que quiero. ¿Qué mejor regalo de la vida que ese? 

IMG_2351.JPG
Gracias por los regalos, por los qué puedo mostrar y por los qué no.

Advertisements
Categories: Uncategorized | Leave a comment

Ardo en frío contradicción – Inertia Creep

Existen verdades incómodas, mientras tengamos oídos sensibles.

Inertia Creep

Una foto, una canción que al colisionar, crean un post. (Música, al pie)

Me hago una selfie*, ya que quiero estar al día con la tendencia, aunque desapruebo todo lo que se hace en masa.
Porque todo el mundo sabe, que aquel elefante dentro de una serpiente boa, no es un sombrero, todos menos yo, que no soy una persona leída, ya que al no haber leído al Principito, nunca podría serlo. Incluso podría confesar que, nunca me he enamorado de un personaje.
Por suerte tengo otras alternativas, como citar frases sacadas en redes sociales, sin haber chequeado la fuente, porque quiero convertirme en sabía rápidamente, no por pereza, NO, simplemente  no quiero perder el tiempo. La vida es muy corta, por eso la miro por una pantalla.
Tengo nauseas por un exceso de emociones que siento, casi con ansías de devolver  emociones imprecisas, un poco apáticas, casi neutras pero enérgicas. Es un sentimiento que reconozco, pero no recuerdo, y las que sí recuerdo, no puedo sentir. Tanta neutralidad emocional se está volviendo abrumadora.

No, leerme no es fácil, pero tampoco soy de lectura ligera, y aún así hay 3 cosas que podrías saber de mi:
Tengo una memoria, memorable.
Y que camino muy rápido, inalcanzablemente, sea literal o metafórica.
¿Inalcanzablemente? La prueba de que no soy una persona leída, aunque creas lo contrario. Ya me has titulado, encasillado, etiquetado, sobrestimado, cargado de una responsabilidad, comprometido, obligado y por ende, privado de libertad, del libre albedrío.

Otra cosa que tienes que saber de mí, es que siempre creo que hay tiempo para otro final, por más que mi frase de cabecera sea “Einmal ist Keinmal

doch Zweimal ist einmal zuviel.

¿Porqué creo eso? Pues la esperanza es algo terrible, puede hacerte enloquecer, por más que sea lo último que perdamos. ¿Al final qué perdemos, la cordura o la esperanza?

¿Qué es la esperanza? Sí fuese una persona leída, diría que es la confianza en que ocurrirá o se logrará lo que uno desea, pero como no lo soy, lo googleé.
Y yo al ser tan rápidamente sabía (para no perder el tiempo), me quedo esperando, confiada  de que lo que espero, ocurrirá, es mi destino.

Esperanza y destino, un dúo fascinante, debatible. Perdón, es que me gusta debatir, hasta que me contradicen.
Tener esperanza de que el destino proveerá … qué cosa más sádica, y no sólo por el hecho de que cuando llegue el destino, ya habrás enloquecido, sino que además, cargarás con todo su peso. El destino es todo lo contrario a la libertad de elección, y yo veto las contrariedades.

Siento asco por el destino. Ese concepto es de perezosos, de cobardes. De aquellos que eligen ver pasar el tiempo delante de ellos, esperando algo impredecible, incierto, para luego quejarse de lo injusto que fue el destino con ellos. Es mucho más fácil preguntar “¿porqué me haces esto?” que “¿porqué me hago esto?
Ah, pero no me gusta etiquetar, y estoy al favor del libre albedrío. Aún así, me dejo llevar por señales.

Cuando llueve, es tu elección empaparte o ponerte bajotecho, y si no tienes algo que te cubra, recuerda que fue tu elección haber aparecido bajo la lluvia. Y cuando crees que no hay más nada que hacer, pues te equivocas, queda el hecho de disfrutarlo. Al fin y al cabo, la lluvia fertiliza la tierra. Lo que quiero decir, es que somos responsables de todo lo que nos pasa, absolutamente de todo. Es como tener un paraguas cerrado en un día de lluvia y quejarse de qué te estás empapando.

Por suerte podemos elegir, por eso sufrimos. Queremos y sufrimos, pero qué mejor prueba de vida que el sufrimiento?
¿Haz encontrado la contradicción? Bien, SIGUE.
La contradicción es el motor del mundo, y de tu mente. Piensa, elige.

Pero si existe una falta de valor, de coraje o de fuerzas, fluye. ¿Has encontrado la contradicción o la semejanza? PUES FLUYE, no escuches esa voz interior, al instinto, la poca parte animal que nos queda, el razonamiento pronto lo extinguirá.

Me gusta lo excéntrico, y es por eso que soy íntima con mi monstruo instintivo. Éste me protege de lo que más temo, del “¿y qué hubiese sido si?”. ¿Sabes? la soledad también puede ser … una llama.
Temo muchas cosas, entre ellos es perder la sensación de libertad, ya que la libertad verdadera, nos es desconocida. Y al ser una persona tan poco leída, no me doy cuenta que ya no soy libre. ¿Porqué? Por que temo, temo muchas cosas, y el temor esclaviza, esclaviza tanto como la incertidumbre del “¿y qué hubiese sido si?”
Pero mi monstruo me ayuda, me guía, me vuelve impulsiva. Me recuerda que no tengo nada por perder, y todo por ganar.  Es por eso que voy  más allá de mí. Intento todo, para así evitar plantearme la anterior cuestión. No seré libre, pero hoy puedo sentir paz, paz de saber que todo lo que me ha pasado, fue por mi elección, y que he dado lo máximo de mi. Es una paz lapidaria.
Lo inconcluso se lo dejo a Schubert, no puedo lidiar con una sinfonía inconclusa, aunque la inconclusividad tiene su encanto.

Será, espero, el último post de esta índole. Volverá a ser lo que debía ser esto, un blog sobre viajes. Y se vienen muchos. 

*No es mi primer selfie, la primera ha sido a medías, compartida con mi amigo Alexis, aquí y mentiré si no digo que aquí también. 

Categories: Uncategorized | Leave a comment

What’s your story Backpacker?

El hecho de haber adquirido buenos tripmates este último tiempo, hizo que me desacostumbrase a viajar sola. Evitaba tener esa conversación entre mi Frenesí y mi Sosiego, hasta evité viajes. Es bueno tener tripmates con los que te sientas a gusto, pero es muy importante no perder la costumbre de viajar consigo mismo.

Después de un año por Europa y su “livin’ la vida loca”, Alexís, mi amigo de “3 no fueron multitud” elige España como su último destino antes de volverse a casa. Como se quedaba en mi casa durante su estadía en Barcelona, me vi tentada y finalmente decidí acompañarlo en algunos destinos, y asi conocer Andalucía.

Compré 8 viajes en el “Spain Pass” (ver al final), y me fuí a Sevilla. Ese era el primer destino acordado, el resto todavía no sabíamos. Con Alexis nos encontramos en un hostel, el Sevilla Inn. Muy friendly, cómodo, grande y céntrico. Tenía todo a favor, y como si eso fuese poco, estaba sobrepoblado de Argentinos, hecho del que no estoy segura si forma parte del “todo a favor”. Además, mis compañeros de habitación, resultaron ser amigos de otros chicos que conocí un tiempo atrás en el “Che Pampa’s” de Rosario. Que mundo tan chico, y todos de La Plata. Los platenses están colonizando Europa, recuerden eso.

Sevilla me gustó, para no volver más. Muy lindo, pero no es un destino que repetiría. Y no sólo por su mortal humedad.

Desperdicié 2 noches ahí. Acordamos con Alexis primero pasar por Ronda, para ver el puente y mas tarde por Nerja, para pasar la noche (sitio que encontré gracias a Google Maps, donde buscaba un lugar costero, poco conocido y rodeado de naturaleza, y voilà), teniendo como destino final, Granada.

Ronda estuvo fantástica. 3 horas fueron más que suficientes a un ritmo acelerado. Llegamos a Nerja ya por la noche. El único hostel que había, no tenía disponibilidad, así que nos alquilaron una habitación en la casa de una señora X. Hubo una batalla mortal por la cama matrimonial, pero como perdí yo, tuve que dormir en la cama single. Se llevó toda la comodidad el caradura.

Nerja me flechó. Es un sitio que volvería con todo gusto a pasar una semana, no más. Pasamos horas en la playa esa noche. Si no fuese por mi fobia, hasta hubiese dormido ahí. Pero el mar estaba violento, aunque hiciera buen tiempo. Al día siguiente teníamos que dirigirnos a Granada. Después de desayunar y recorrer un poco el pueblo, era la hora de partir hacía Granada, pero solo Alexis se subió al bus. Yo decidí quedarme una noche más. Fui al hostel y le rogué al dueño (era Argentino también) que me tirase un colchón en algún sitio, ya que todos los demás lugares estaban a tope. Nadie tenía una habitación! El universo conspiró y él se dio cuenta que había cometido un error en una reserva y entonces le quedaba cama libre. Eureka!

El hostel era para ser olvidado. Aunque quedaba a una cuadra de la playa, y tenía una vista espectacular desde la terraza. Como he dormido en cada sitio impresentable y solo necesito una almohada para ser feliz, esto no era nada fuera de lo común, pero tenía tan solo 2 habitaciones, en las cuales solo entraban 2 camas cucheta, y la cocina estaba también dentro del dormitorio. La recepcionista era lo más desagradable que podía existir, además. Pero no podía pedir mucho, ya que el hostel (EasyNerja) era nuevo, es más, era su 5to día de apertura y la chica era una huesped (ARGENTINA) que intercambiaba su estadía por trabajo. No se podía exigir nada por ambas circunstancias.

Con la llegada de otros backpackers, logramos hacer un grupo inolvidable. Al juntarnos en la terraza, la primer frase que se dijo fue: What’s your story? Respondiendo esa pregunta nos pasamos toda la noche. Bueno, entre algunas anécdotas con la Absenta de graduación 80º a 6 euros. Con eso digo todo, aunque no fui yo la damnificada. Fue una de las noches más interesantes de estos últimos tiempos. Ante la mesa habían 2 estadounidenses (de 18 y 22 años), una fémina de 29 y un varón de 36, ambos de Inglaterra, y una Danesa de 21. Por nada del mundo me esperaba una madurez y una forma de pensar tan, a mi punto de vista, acertada como la de los jóvenes estadounidenses. Puedo llegar a decir que hasta los admiro. Cada uno de estos trotamundos tenía una historia increíble. Sus dudas, sus temores, sus sacrificios, sus logros, sus metas. Nada de eso iba acorde a su edad. Me sentí muy identificada. Algunos llevaban una forma de vida a la que estoy apuntando yo, otros están en la misma situación por la que pase hace unos años atrás, y otros, que tuvieron mis mismas inquietudes, pero que todavía no se animan a dar un paso. Todo backpacker pasa por casi las mismas etapas. Lo que todos compartíamos esa noche, lo que todos teníamos en común, era nuestra pasión por la vida y por el mundo. No digo que otros no lo tengan, ¿a quién no le gusta viajar? A lo que me refiero es que varios cambiamos nuestras prioridades, sacrificamos algunas cosas para anteponer pasiones. Lo más triste es que algunos ni siquiera saben qué es lo que los apasiona. Otros ponen excusas monetarias. El viajero no es ningún adinerado, simplemente aprende a administrar su dinero en plan supervivencia, dependiendo del tiempo y frecuencia con la que viaja. Tu vida cambia cuando todo el mundo material que te rodea empieza a cotizar en “no me compro esto, ya que con ese dinero me pago una noche en un hostel y puedo comer 2 días”. Me acuerdo de muchos amigos de Argentina que no podían viajar a algunos sitios por su situación económica, cuando los fines de semana se gastaban fortuna en alcohol y entradas a discotecas. Esos eran sus prioridades, los míos al descubrir Cumbrecita empezaron a cotizar en “un pasaje en bus y comida”. El que quiere, se las ingenia de alguna forma. Pero poner excusas es más fácil. Siempre lo es. A veces también puede ser temor, lo que es comprensible. Pero mi humilde consejo es que se animen, el que lo hizo, no se arrepintió. No solo animarse a viajar, solo o acompañado; sino en todo. Animarse a vivir. Lamentablemente uno se da cuenta de esto cuando llega a ciertos limites de la vida. En parte mi peor infierno llevo a que me anime a vivir.
Aprendí muchísimo esa noche, viví 5 vidas totalmente distintas en esa terraza.

Como era bastante obvio, decidí quedarme otra noche más, le avise a Alexis que nos reencontraríamos en Barcelona pero que necesitaba quedarme un día más. Nerja tenía mucho que ofrecerme, no podía desperdiciar esa oportunidad. Granada siempre estuvo, podrá esperar unos meses. Además, según dijo Alexis, yo le traía mala suerte:

Parte de esa noche aproveche para estar conmigo misma, y con mis ideas. Más que nada quería enfrentar a unas pocas cosas que temo: el mar, mi fobia. Me senté a observar como éste se golpeaba violentamente contra las rocas. Quería tratar de comprenderlo. Fui a la parte más agresiva, ya que si aprendía a amarlo en su frenesí, de seguro lo amaría en su pasividad obligada.

Para apaciguar un poco la taquicardia, con un auricular escuchaba el “Canon” y con el otro, a mi incomprendido compañero de vida. Fueron 50 minutos de pánico, adrenalina, temblor, ahogo, una memoria nublada. El mar se golpeaba contra lo más sólido, con un tono de reproche, erosionándolo. dañandolo. Me hizo acordar a algunas personas, que de la misma forma que el mar, engañosamente ofrecen a la orilla todo lo que llevan en su interior. Aunque luego, sin siquiera dudar un instante, arrasan hacia sus entrañas la ofrenda, dejando con cada paso, más y más dañado al sólido. Acaso podría amar algo semejante? A ese monstruo que deshace hasta al más fuerte, al milenario.

Admiro a los que encuentran el paraíso en él, pero para mí, dentro del mar se encuentra el infierno; mientras que el paraíso, en lo más alto de la montaña, sobre un suelo firme. Yo soy ese sólido fuerte al que deshace el mar. Pero para encontrar un equilibrio y bienestar en la vida, debo aprender amar esos extremos. Enfrentarlo, para poder estar ante su presencia sin perder mi paz. Nunca estaré completa si no lo logro, me faltará esa inmensa parte que ignoro y temo. El temor paraliza, te estanca y no hay algo peor que eso.

Muchos de nosotros hemos, o estamos nadando contracorriente, contra-natura. Formo parte de ese montón. Me intriga saber hasta dónde me llevará esa lucha, ¿cuál es el límite? Lucho con todas mis fuerzas contra algunas características impuestas por la madre naturaleza, por la evolución, por el sentido de supervivencia y procreación, pero sobre todo, por tener ese segundo cromosoma X. Pero aun siendo tan emocionalmente mujer, tengo la suerte de manejar algunos de mis emociones, pero todavía no aprendí a equilibrarlo. No sé qué es lo que quiero para mi vida, pero estoy segura lo que no quiero: la necesidad-emocional-evolutiva, no la acepto. Tomé una decisión, no es lo que quiero, pero es lo que debo. Y como efecto dominó, al no procrear, tampoco tengo la necesidad de vincularme sentimentalmente con alguien y menos con esa corrección moral. Mientras soy joven, compartiré momentos, y más si me aparecen en el camino casos de esa minoría que busco. Pero algunas personas nacimos para estar solas, y más si somos envases con fecha de vencimiento próximo.

Aun así, nos apegamos. Nos apegamos a lugares, a momentos, a personas y a sus historias. Es un apego diferente, es un apego por compartir momentos, no a poseerlos. Es un apego sano, es un apego menos egoísta. Detrás de cada viaje, detrás de cada lugar y de cada mochila hay una historia, una historia maestra.

(Borrado) todos estamos en la misma sintonía prácticamente. Y cuando decides a no formar una familia, qué es lo que te impide a vivir de esta forma?

La FM me cambió la vida, siempre pensé que me la arruinó, pero si no fuese por ello, jamás hubiese ido en busca de una Cumbrecita, jamás me hubiese replanteado mis prioridades, intereses o lo que quería para mi vida. Algo que todos tememos hacer; replantear. Sin la Fm tampoco  hubiese tenido las agallas de dejar la carrera o el hospital, por orgullo propio. Pero no me quedó otra opción y fue la correcta. El cuerpo te da señales constantemente, hay que saber escucharlos, sin llegar al extremo de que te deje paralizado.

This slideshow requires JavaScript.

*TIP
– Además del Eurail, en España tenes la posibilidad de comprar un pase para los trenes AVE a precio espectacular. Se llama “Spain Pass” y no tenes que abonar nada más, salvo que quieras servicio VIP. Para el resto de los viajes, el de cercanías, no abonas nada. Eso sí, tiene una validez de tan solo 1 mes.  (Únicamente para los no residentes)

Categories: Uncategorized | 1 Comment

Trip-od Rome

Las secuelas post Amsterdam seguían en pie, no teníamos previsto hacer nada por un buen tiempo, pero como de costumbre, fue un viaje totalmente improvisado. Basto con decir la palabra “Roma” para que aceptásemos mutuamente, quizás porque en el fondo nos imaginamos que este seria nuestro último viaje, por tiempo indefinido.

10 de Junio: exactamente 2 meses pasados de nuestro viaje anterior. Vuelo a Roma, Vince me estaba esperando allá, era como su 4to o 5to viaje a Roma, esta totalmente enamorado de Italia, y como para no estarlo.

Vince eligió “Happy Days Hostel”, que queda a unos metros del Vaticano. La ubicación es buena, la atención es excelente pero las instalaciones dejan mucho que desear (por el precio que estás pagando).

Como llegamos tarde al Hostel nos perdimos el plato de comida que te dan: fideos. El hostel cuenta con un ínfimo pero acogedor, sector fumador y mientras saboreábamos unas cervezas  conocimos a una pareja de amigos, él y ella, Belgas. Estaban en nuestra situación, viajaban juntos cada tanto.  Los 3 nos fuimos a un bar, es decir, Vince, ella y yo, mientras que su amigo decidió dormir. En el bar, resulta que el mozo es un vecino mio  de Barcelona, vive a unas cuadras de mi casa, solo que está estudiando allá, y me reto por no haber ido nunca a un bar llamado Opium, al que tendré que ir, se lo prometí.

Cómo estaba en Italia, decidí pedir Fernet. Lo que no sabía es que ellos lo toman puro, asi que cuando le pedí al chico “fernet pero suave, con más coca” me puso cara de asco y dijo: “es como comer tiramisú con mayonesa”.  Pero me lo trajo, y se lo hice probar, y le gustó.  Así que eso del tiramisú con mayonesa, es cuestión de gustos.

Pasamos muy buen rato con la Belga, lamentablemente no me acuerdo el nombre, y no llegamos a intercambiarnos los mails, pero era divina.

This slideshow requires JavaScript.

A la mañana en el Hostel, me despierto de una sobredosis de olor a cafe, pero más tirando a petroleo que a café. Abro los ojos y veo a un Paquistaní sonriéndome con un café y MEDIA MEDIALUNA (ojo, media), prácticamente poniéndomelo en la cama. Obviamente lo primero que se me vino a la mente es: “qué cagada me mandé anoche?”. Vaya manera de despertarse. Muy lindo el gesto, pero no me gusta que me despierten así en un hostel, no pueden hacerlo, al menos no hasta las 11. Punto en contra para los servicios del hostel. Pero no termina ahí, empieza la aventura de las duchas. Hay 4 para un hostel considerablemente grande, y las 4 son privadas, es decir, si quieres lavarte los dientes tienes que esperar hasta que alguno se termine de bañar.

Como en cada viaje llovía y granizaba, esta vez me esperaba lo mismo, pero nos sorprendimos. Vince estaba feliz, veía el sol. Ay, esta gente del norte … THE KING IN THE NORTH. (La belga después de unas copas me spoileó Game of Thrones y me arruinó la noche).
Yo tenía solo 48 horas para hacer lo máximo posible en Roma, Vince ya conocía y además se quedaba un día más. Empezamos con el Vaticano, que blasfemia estando yo ahí. Nos llevó unas 5 horas hacer el Vaticano y el Capilla Sixtina. Me sentía tan tourist, pero era un MUST.

Cómo nuestro karma son las escaleras, decidimos llegar hasta la cúpula. Fue un infierno, era interminable. Creo que preferiría subir 20 veces más el Campanario de Brujas. Además iba empeorando, cada vez más angosto. El infierno de Dante una joyita al lado de esto.

This slideshow requires JavaScript.

Pobre Vince, lo que sufrió ese día conmigo, yo estaba con el molesto SPM, y estaba loca. Por lo general nunca me agarra eso, pero venían acumulándose cosas más el asunto hormonal….Si Vince sobrevivió a eso, puede sobrevivir a lo que venga.

Luego pasamos por el Panteón y la Fuente de Trevi. La fuente me dejó alucinada, lo único que me dejó alucinada. Bajo todo ese calor seguimos caminando en busca de una heladería que quería Vince. La encontramos. NO me gusta el helado, para nada, pero mi paladar se enamoró de esos sabores. Fue el helado más sensualmente -sabroso que haya probado. Volvería a Roma para ir a esa heladería, Giolitti.

This slideshow requires JavaScript.

Terminamos la tarde en una parque, tomando una siesta. Estábamos agotadisimos. Volvimos al hostel y dijimos, nos tomamos unas cervezas, esperamos la super cena del plato de fideos, y nos vamos a dormir asi terminamos mañana con todo lo que nos queda. Esa era la idea principal, el plan. Luego nos enteramos que tenemos que abandonar el hostel a las 07:45 porque habrá una inspección. Con más razón, a dormir temprano.

Mientras estábamos en el sector fumador llegaron dos chicas Irlandesas, Donna y Janet. Sociabilizamos hasta llorar de risa. Luego sumamos más gente, Rob, Chris y Toba. Las chicas querían salir, nosotros estábamos cansados, pero llegamos a un acuerdo de ir hasta una plaza, tomar unas cervezas y volver temprano. Se nos unió todo el hostel prácticamente, terminamos siendo 20 o más, pasándola muy bien. Un pseudo Mike Shinoda nos estuvo acosando toda la noche para que vayamos a una disco, asi que terminamos yendo por una hora porque se lo debíamos. Mucha más gente conocí ahí. Extrañaba eso, un poco del espíritu tano.

Me levante a las 6 am para tomarme una ducha larga y merecida, y asegurarme que nos sirvan un  buen desayuno, porque si nos hacen abandonar el hostel a esa hora, lo mínimo que pueden hacer es servirnos un buen desayuno. Ya me sentía trabajando allá. Entrando y saliendo de las habitaciones, despertando a la gente, repartiendo el café. Cómo me gusta la vida de hostel. Los paquistaníes me decían “estas hace un día acá y ya te conoces a todos, quédate a trabajar”. Tenía muchas ganas de hacerlo, muchas.

Ese día, oh casualidad, el Papa daba un sermón, asi que fuimos. Nos quedamos hasta verlo pasear en su papamóvil y seguimos con lo que nos faltaba, pero no solos, sino con el grupo que nos armamos, con las irlandesas a las que adoré, los ingleses y el chileno. Todos divinos.

Foto 02-12-13 16 02 27

Hicimos la Fuente de Trevi nuevamente,  Coliseo, ahi perdimos a Vince, y ya el foro romano lo hicimos agotados y a las apuradas porque yo tenía mi vuelo.

Cerrando mi estadía en Roma me pasó lo siguiente: Como no me podía terminar de despedir de la gente a tiempo, estaba con el tiempo limitado, no llegaba a tomar el bus hacía el aeropuerto, asi que la única opción era un Taxi. Estoy esperando en la calle unos 10 minutos y no aparecía ninguno, hasta que pseudo-veo (con mi vista super chicata y miopiosa) un taxi que aparentaba estar vacío. Hago la seña, y el taxi se acerca, y justo estaba el semáforo en rojo. Yo pienso… BINGO, quizás llegue al vuelo. Abro la puerta de delante, pongo la valija, abro la puerta de atrás, me siento, cierro la puerta, y cuando le estoy por decir al taxista hasta donde ir, noto que hay una mina sentada al lado mio. No sabía donde meterme. Le pido disculpas y quiero salir cuando el taxista me pregunta mi destino, y dice que me puede llevar, y si no me molesta que deje a la chica primero. Yo encantada. QUE BUENA ONDA!

This slideshow requires JavaScript.

Fue un viaje raro, no guarde ni un mapa. Me gusto Roma por sus lugares históricos y la gente pasional, pero vivir … ni se me ocurriría.  Bueno, también conducen como locos, creo que le hacen competencia a los rusos. Me sentí viva ahí, la gente es quilombera, familiar y temperamental. Me gusta, no se reprimen, sueltan lo que se les viene a la mente. Eso es verdadero, eso es original.

*Tips: Si aterrizas en el Ciampino, hay varios buses que te llevan hasta la terminal de buses en la ciudad. Pero cuidado, averigua bien en todos, que muchos se aprovechan de verte cara de tourist. Hay buses de 3 y 4 euros, si te cobran más, ya sabes.

*No compres los billetes para saltarte la fila en las visitas en el Vaticano, la diferencia de precio es abismal y tardas casi lo mismo.

Categories: Uncategorized | Leave a comment

GSI

Se pregunta que será el GSI, pues señores mios, es Gay Scene Investigation.

Todavía estoy tanteando Barcelona, tengo que armar un mínimo plan de viaje, con amplia posibilidad de desvío.
Cada vez que viajaba a algún lado, tenía la mochila llena de cosas “porlasdudas”, ya que quería estar preparada por si me agarraba la locura de no volver, o tardar más de lo planeado (como mi tercer viaje a Cumbrecita, viaje por 5 días, terminé quedándome 18, con un estado financiero de $0). Todavía es un misterio como volví.
No sé qué pasó esta vez, jamás había viajado tan liviana. Antes de salir decidí traer a Lovecraft conmigo, como para despejarme, ademas iba a ser divertido leer su mundo cuando haya turbulencia en el avión. Y así fué. Pero los libros terminan, y yo no traje a mi Nietzsche con su Aurora. Lamentare eso en las largas horas de viaje. También me falta Jezabel Elizabeth, así como …

No nos desviemos. Camino por las calles de Barcelona sin Mapa, es fácil perderse, pero a falta de naturaleza salvaje, necesito un poco de emociones. El Déjà vu evolutivo no me lo permite orientarme con tanta facilidad dentro de la civilización.
En la calle, mi GPS se sobrecarga y me surge una duda. O son todos heteros muy amanerados o todavía siguen en el closet. Creo que ambas, dejandole la puerta abierta a la segunda opción. Yo como madamme poseedora de una cerrajería para closets, puedo decir que hay gays, pero no tanto como en nuestro país. Cuando veo a un hombre, mi GPS llega a su pico máximo y podría asegurar que lo es, pero entonces lo veo besándose con una chica. Ahí surge la duda y da posibilidad a varias opciones: es bi, es un hetero muy amanerado, está enterrado en el closet, o mi GPS esta descalibrado. Estoy en shock, el don que creía tener se esta desvaneciendo.

Se nota mucho la falta del “argentino desubicado”, pero el cielo te manda a los rusos. El ruso es como el Australopithecus de los desubicados, y con la evolución surge el argentino, que a comparación con el primero, es un Homo Sapiens. Lo aseguro. No hay nadie que supere al ruso en ese campo. Ni el pakistaní (que sobran acá) ni el árabe.
Árabes… mi madre me dio un consejo: “tené cuidado con los árabes y los italianos, son mentirosos y mujeriegos”. Las santas palabras de mi madre, cuanta razón tiene.

Mientras analizo todavía el territorio, me di cuenta que voy a pasar el “fin del mundo” sola. Hasta hace dos semanas lo iba a hacer el mi paraíso terrenal, junto a unos “perezosos” de Santa Fé que tanto quiero, pero últimamente en mi vida, nada sigue un plan.

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Camuflándose

Si Ud alguna vez dudó sobre mi patología impulsiva, se equivocó. La razón por la cual me encuentro en Barcelona, lo justifica.

La señal universal llegó a mi cuando prendí la TV, en el hostel, y tuve un ear&eyegasm

OMDG! Me estaban pasando Mumford&Sons por la TV! Después nunca más los escuche, y eso que lo tenía todo el día prendido, como que lo pusieron para mi, fué la bienvenida. Y eso no quedo ahí. Mientras caminaba por la calle, escuche en un bar a Bright Eyes. Me sentí en el paraíso musical. En España se puede escuchar buena música!

Y sigue … la playa, la playa…PLAYA, queda a unas cuadras del centro de Barcelona, es como si fuese nuestra costanera, pero con arena, agua limpia, clara, surfers, y tranquilidad. Me parece que me equivoque en la “comparación”.

Da placer caminar por la calle, te sentís seguro, respiras aire fresco, y estás tranquilo.

Pero no todo es flores. Tenes las incomodidades como la falta de “Kioscos”. No existe un fucking kiosco! Para comprar agua tenés que hacerlo de un mercado o un bar. Y ni hablar de cigarrillos, una dificultad infernal encontrar lugares donde te vendan cigarrillos. Varios bares tienen maquinas expendedoras, pero si no tenés cambio, fuiste. El “Vi Fi” del primer mundo no es la maravilla universal. Se extraña caminar por las calles y captar señales cancerígenas pero libres.

Como no nos quieren mucho, hablando de los argentinos, uno tiene que hacerse pasar por otras nacionalidades para que te traten mínimamente bien, en caso de necesitar indicaciónes para llegar a alguna “caie”. En mi caso se facilita,  puedo pasar por Armenia, Rusa, Chilena (cuando ya me escucharon hablar en español), o hasta a veces ni yo sé de qué nacionalidad me hago pasar.

Flashback/

Nuestra primera vez con Ivanna en Córdoba Capital: Vik ponía tonada córdobesa a las palabras para que le den bien las indicaciones de la calle, pero no le salía bien. En cambio cuando viajamos por primera vez a Rosario, sabíamos que la cosa iba a ser mas pesada, asi que antes acordamos que si nos preguntan, éramos nacidas, crecidas, muertas, enterradas, resucitadas, enkarnadas, todo, todo en Cumbrecita. Queríamos evitar problemas de discriminación territorial.

/flashback

Pasé por un puesto de diarios, cuyo vendedor era Argentino, y mientras hablábamos, me crucé con una chica rusa (btw, hay una invasión masiva de rusos en Barcelona, estos bolcheviques quieren conquistar el continente me parece), que necesitaba ayuda de traducción. Todo culmina con que más tarde nos vamos a comer con esta chica, y un señor grande conocido mio. Ella es más chica que yo, el es … unos 50añero … no sé si se entiende, quiero ser menos explicita, por lo menos mantener la linea el primer tiempo del Blog.

Ella resultó ser una actriz rusa, desde el primer segundo de conocernos me pasó sus videos, entrevistas etc, que pronto subiré. Era la mina más hueca que conocí en mi vida, pero me hacía reír, así que me cayó bien. Divina Lena, divina.

Cuando pensé que ya había visto todo, el universo entero conspiró (no me demandes Coelho, es tuyo, es tuyo el término) y me mostró que me falta mucho, mucho más por ver:

(Muchacho pidiendo limosna)

Pensamientos reflexivos filosóficos:

°La tonada de los españoles es pornográfica.

°Descubrí que me fascina la palabra “rotonda”.

° Sigo jodidamente enamorada del Valle de Calamuchita. Para mi que alguien hizo un hechizo poniendo la gota de la primer monstruación de una muchacha en mi café enlazandome para siempre con ese lugar.

Categories: Uncategorized | Leave a comment

Create a free website or blog at WordPress.com.

Marikowskaya.com

This girl only sleeps with butterflies

Planeta Tour

Un blog para los que aman el arte de viajar

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

Kamikazed Staff

Party People

The World is my home

Recorre conmigo este blog, el mundo es mi casa y aún quedan muchas habitaciones por abrir