Primeros viajes

Realmente no me acuerdo si mi primer viaje fue a Chascomús o a San Marcos Sierras, sea cual fuese de los dos,  fueron dignos del olvido. Pero como tengo memoria de elefante, lo voy a plasmar acá. Fueron viajes cortos y cercanos, no estaba en mis planes convertirlo en rutina.

Chascomús

Luego de haber preparado 4 finales en solo 2 semanas, sentía que me iba a explotar la cabeza, y para evitar un nuevo Big Bang, decidí irme a Chascomús, pero no sola, todavía no sabía hacer eso, no hubiese sabido disfrutarlo. Asi que mis dos amigos de aquel momento, Ax y Pato, decidieron acompañarme.

Habíamos elegido por internet una cabaña un poquiito alejada del centro. No se fíen jamás de los anuncios de internet. La cabaña no quedaba alejada del centro, quedaba directamente fuera del mapa de Chascomús!
Nos recibe una señora, nos muestra la cabaña. Esta tenía una cama matrimonial y una cama single. Ella nos mira y pregunta si eramos una pareja y un amigo. Nosotros lo negamos. La señora se escandaliza, se da media vuelta y se va. No sé si se habrá creído de que habíamos viajado tantos kilómetros para enfiestarnos.  Pero no me iba a poner a explicar de que uno estaba por salir del closet y el otro, no salió porque siempre estuvo fuera.
Caminamos kilómetros hasta que encontramos un sitio para comprar provisiones entre barro, frio y puteadas. Para captar señal, probamos todo el kamasutra informático, poniendo la notebook en diferentes tipos de posiciones hasta que logramos robarle WIFI a una torre azul. Teníamos tanto frío que decidimos entrar a bañarnos (por separado), para que el agua caliente haga lo suyo. No sólo no había agua caliente, sino que salia un hilo de agua nomas! Axel estaba desesperado y empezó a gritar con qué si no le solucionaban el tema del agua, iba a tener que salir a masturbarse afuera. Las amenazas no funcionaron.
Esa noche dormimos con camperas, y en la cama matrimonial, obviamente. A la mañana llega la señora, entra para dejarnos el desayuno, ve que la cama single estaba sin tocar, se escandaliza y se va nuevamente.
Caminamos no se cuantos kilómetros para comer, el camino de vuelta era tan largo que al llegar a la cabaña teniamos hambre nuevamente. Para olvidarnos de lo mal que la estábamos pasando, esa noche hicimos Zolpinight.
Las cortinas bailaron flamenco, la antena de la TV era una araña y la señora probablemente estaba escondida detrás de las cortinas.

Fue un buen viaje, con muchísimas comodidades que ahora aprecio ya que me fuí curtiendo a lo largo de mis otros viajes.

 

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements
Categories: Viajes | Leave a comment

Post navigation

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Create a free website or blog at WordPress.com.

Marikowskaya.com

This girl only sleeps with butterflies

Planeta Tour

Un blog para los que aman el arte de viajar

Don Charisma

because anything is possible with Charisma

Kommon Blog

Free The Writers

The World is my home

Recorre conmigo este blog, el mundo es mi casa y aún quedan muchas habitaciones por abrir

%d bloggers like this: